RELLENE EL FORMULARIO PARA ENVIAR UN CORREO ELECTRÓNICO

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios *
MENSAJE

Leasing de vehículos eléctricos usados: Segunda vida de las baterías

Los coches eléctricos son un medio de transporte significativamente ecológico. ¿y si pudieran contribuir aún más a la lucha contra el cambio climático, dando una segunda vida a las baterías?


Los coches eléctricos se han consolidado en nuestro país como una opción estupenda para cuidar del medio ambiente. Por consiguiente, muchas empresas han aprovechado esta tendencia para desarrollar nuevas soluciones ecológicas. Una de ellas consiste en alargar la vida de las baterías de vehículos eléctricos a través del leasing. En este artículo le damos a conocer en qué consiste esta práctica y analizamos su viabilidad de cara al futuro. 


¿Pueden las baterías de los coches eléctricos tener una segunda vida?

En la actualidad, las baterías convencionales para coches eléctricos no parecen tener gran capacidad de reutilización. Entre las más extendidas encontramos las de plomo-ácido, que facilitan que se les dé una segunda vida. Por ello, numerosas compañías automovilísticas están realizando pruebas con sus baterías para explorar las oportunidades. 

Los resultados son, de por sí, muy claros: las nuevas baterías podrán ser reutilizables. Sin embargo, debemos hacer un matiz: si no sirven para emplearse en otro coche eléctrico (todo apunta a esta dirección por el momento), sí que podrían aprovecharse como alimentación para otros sistemas, incluso para la carga de estos vehículos. 

El matiz anterior cobra sentido si tenemos en cuenta que el desarrollo de nuevas baterías basadas en otras tecnologías, están en fase de pruebas. Es decir, como en los sistemas convencionales no es del todo factible su reutilización, se exploran vías alternativas basadas en el ion-litio, por ejemplo. 

Aunque no hay conclusiones precisas aún, los resultados preliminares son esperanzadores. Si se consigue implantar un modelo de leasing eficaz y se extiende a todas las compañías, los automóviles eléctricos serán todavía más ecológicos. Se trata, por tanto, de una apuesta por revalorizar la cadena de producción.


¿En qué consiste el reciclaje de las baterías de los vehículos eléctricos?

Si lo analizamos brevemente, el concepto de una segunda vida para las baterías de los coches eléctricos puede sonar sencillo. Sin embargo, hay un problema que está causando quebraderos de cabeza, y es la posibilidad de aprovechar eficazmente el potencial de estas.

A día de hoy, el valor residual de una batería de coche eléctrico suele rondar el 70% tras haber sido usada en vehículos. Por ello, los gigantes del automóvil están desarrollando nuevas soluciones para incrementar ese porcentaje hasta el 90%, como es la intención de Toyota. 

 

Una oportunidad también desde el punto de vista económico

Muchos fabricantes están estudiando un concepto que sobrevuela el sector desde hace varios años. La idea es vender los vehículos, pero conservando la propiedad de las baterías. Después, el comprador de estos pagaría un alquiler (leasing) por el uso de la batería hasta que esta dejara de funcionar. 

En línea con lo planteado en este artículo, también se están valorando alternativas basadas en el almacenamiento de energía. En este caso, se aprovecharían para componer sistemas estacionarios o móviles que, posteriormente, servirían para ser destinados a otros fines circunstanciales. 


Las empresas apuestan por la puesta en valor de las baterías usadas

Como este concepto aún está en fase de desarrollo (aunque avanzada), se siguen explorando opciones para extenderlo a todos los consumidores y compañías. No obstante, debe saberse que ya hay varias propuestas en marcha que han demostrado ser eficaces y rentables desde el punto de vista ecológico.

Una de ellas, tal y como avanzábamos anteriormente, consiste en alquilar las baterías usadas para potenciar los puntos de recarga. De esta manera, es posible recargar varios coches, aunque sea a una velocidad menor. Una de las empresas que ya ha avanzado en estas líneas es Renault, que ha implantado este concepto en sus sistemas de carga. 

Si lo extrapolamos al ámbito cotidiano, estas baterías podrían abastecer hogares completos. Para ello, se utilizarían como generadores de energía eléctrica y contribuirían a consumir de manera responsable. En este sentido destaca Renault, que anunció que aprovecharía la vida de las baterías de vehículos eléctricos para usos familiares. 

Por otro lado, Volkswagen ha diseñado un nuevo sistema que contempla tres ciclos para sus vehículos eléctricos. El primero de ellos sería el uso normal por parte de su primer comprador. Cuando este decidiera no utilizarlo más, la compañía realizaría una inspección técnica y lo podría de nuevo en leasing. Finalizado este segundo ciclo, se utilizarían sus baterías para consumo interno.


Una segunda vida ligada a usos industriales

Ya hemos visto los usos automovilísticos y residenciales, pero ¿qué hay de los industriales? Una última opción ha sido defendida por BMW y Tesla (este último de modo diferente). Se trata de utilizar las baterías eléctricas para dar energía a plantas enteras de fabricación y centrales eléctricas. Sin duda, estas son las alternativas más ambiciosas. 

Tras haber analizado las posibilidades, podemos afirmar que sí es posible ampliar la vida de las baterías de vehículos eléctricos. De esta forma, se pone el foco en la cadena de reutilización y se potencia el valor ecológico de las empresas. Si desea obtener información sobre las tecnologías que dominarán el futuro, consulte nuestra web.

 

Imagen: https://pixabay.com/es/vectors/pilas-aterrizaje-iconos-conjunto-1379208/

Error al enviar la solicitud.
¡Por favor, intentar más tarde!
¡Gracias!
Su solicitud ha sido enviada satisfactoriamente